El liderazgo ya no se concentra en lo alto de la pirámide organizacional, sino que ha encontrado nuevos nichos a lo largo del camino para que puedas
Liderar con el ejemplo devolviéndole al mundo y a la gente una parte de lo que has recibido.

Ser un líder de servicio no sólo se trata de lo que puedes hacer por los demás afuera de la organización sino de ser fiel a los valores acordados, creando una cultura que los refleje.

Según información de Gallup, sólo 27 por ciento de los empleados creen firmemente en los valores de sus empresas. Si vamos a ser líderes exitosos, estos números tienen que mejorar. A continuación propongo una serie de prácticas para fomentar una Cultura de Liderazgo en Servicio. Pero antes me gustaría definir que hace al éxito o fracaso de una empresa:

Lo que de verdad marca una cultura de éxito es el gran compromiso de los empleados con su trabajo y la implicación que demuestran para conseguir las metas de la compañía. Aquí podemos ver las enormes diferencias entre el empuje que demuestran los trabajadores de una startup (con salarios bajos y largas jornadas laborales, pero con una gran ilusión) frente a los de una gran compañía (más acomodados y contrarios a evolucionar si supone más carga de trabajo).

Todo lo contrario sucede con las culturas débiles o de fracaso. En ellas se denota, justificada o injustificadamente, una sensación de nerviosismo y urgencia, con el corto plazo marcando la estrategia de la empresa sin concebir un futuro sostenible.

Ello acarrea una importante fragmentación e inconsistencia en las formas, lenguajes, rituales y estructuras.

Para los empleados, la motivación e ilusión son algo completamente ajenos, ya que lo único que reciben por parte de empresas débiles es presión emocional negativa y atemorizaciones varias para mantener el ‘status quo’ imperante a toda costa. Eso desemboca, a su vez, en una suerte de “Reinos de Taifas”, subculturas dentro de la empresa incomunicadas y enfrentadas entre ellas.

5 prácticas concretas para una Cultura de Servicio

Pon a ciertos líderes experimentados a trabajar como mentores:

El reciclaje y los diversos puntos de vista o competencias es fundamental en la captación, retención y fomento del talento dentro de la organización. Dentro de los diferentes departamentos puedes implantar nuevos tutores y emplear a otros líderes experimentados como tableros de sondeo. Ellos podrán impulsar la carrera profesional de los trabajadores y enriquecer su perfil con nuevas experiencias y perspectivas.

Cede o intercambia tu puesto por un día:

Una manera excelente de ampliar la perspectiva del equipo es que puedan comprobar en su piel lo que lo que cada uno desde su rol hace todos los días. Este concepto recibe en inglés el nombre de “shadowing” y aunque no es muy sencillo de implantar en términos logísticos, ha reportado muchos beneficios. A través de esta dinámica muchos participantes pueden ver los resultados del esfuerzo de otros compañeros a una escala más amplia y comprobar como es la toma de decisiones o un día crítico en el siguiente nivel. Para llevar a cabo esta dinamica proponemos el ejercicio titulado: los buhos y los zorros.

Cambio de roles fuera de sus responsabilidades formales:

Esta es una variable de la anterior. Muy válida cuando la organización tiene un tamaño considerable, puedes mover regularmente a los participantes del equipo a otras funciones -no tiene por qué ser de forma formal y oficial- para que sean capaces de asumir responsabilidades adicionales, combinadas con una tutoría de liderazgo para ayudarlos a alcanzar el éxito y a ampliar sus competencias -por ejemplo, en marketing digital-.

Realizar un club de lectura trimestral de negocios:

La literatura es una gran herramienta gratuita de formación para ilustrar a tu equipo en ámbitos como el liderazgo, la salud financiera, la gestión de negocios o el crowdfunding. Puedes reunirte con tu plantilla de forma trimestral, hablar y debatir en torno a un libro de negocios, material o una recopilación de artículos firmados por expertos. Lo más interesante es, a posteriori, traducir e interpretar aquellas aplicaciones de la obra escogida que puedas trasladar a la empresa, siendo las conversaciones oportunidades fundamentales para el desarrollo de talento de forma creativa. Puedes seguir las recomendaciones de Bill Gates o Elon Musk.

Haz una lista de todos los proyectos vigentes y pídele a cada participante que se identifique con un proyecto clave para la organización:

Dotar de sentido y significado al papel que desempeñan los integrantes de una organización es uno de los factores de motivación intrínseca más importantes para los trabajadores. Permíteles hacerlo y mejorar a través de un proyecto su capacidad de dirección y liderazgo, presentándolo a otros mentores. Ten en cuenta que las mejores ideas para mejorar o innovar a menudo vienen de personas que desempeñan el trabajo todos los días. De esta manera desarrollando su capacidad para identificar oportunidades de alto impacto, su influencia y sus dotes de venta.