El término Counseling es un anglicismo referido a una profesión que comprende la prevención y atención de problemas de la vida cotidiana, así como conflictos relacionados con crisis vitales, tales como sexualidad, adolescencia, relaciones de pareja, adicciones y desarrollo personal, entre otros.

Para explicar la relación de ayuda en el Couseling quiero comenzar citando a Carl Rogers:

«Mi interes por la psicoterapía me ha llevado interesarme por todo tipo de relación de ayuda. En estos términos quiero significar toda relación en la que al menos una de las partes intenta promover en el otro el desarrollo, la maduración y la capacidad de funcionar mejor y enfrentar la vida de manera mas adecuada. El otro, en este contexto, puede ser un individuo o un grupo. En otras palabras, podríamos definir la relación de ayuda diciendo que es aquella en la que uno de los participantes intenta hacer surgir, de una o ambas partes, una mejor apreciación y expresión de los recursos latentes del individuo, y un uso mas funcional de estos»

A mi modo de ver, es una definición muy abarcativa que da cabida a una amplia variedad de encuentros humanos.

Por lo general el objetivo de la ayuda es facilitar el desarrollo personal de una persona en un marco de relación bipersonal, tales como padre-hijo, counselor-cliente.

Cuando hablamos de relación de ayuda entendemos que se establece una interacción con alguien para su mejoramiento personal. Al menos en algún sentido.

Esa relación de ayuda es prestar un servicio, auxiliando o colaborando a una persona, también es una ayuda, pero no se establece una relación con la finalidad de promover el desarrollo personal es obvio que para sobrevivir a su nacimiento los seres humanos hemos necesitado ayuda, y en cada etapa posterior de la vida las fuentes de ayuda han estado presentes para ir de alguna manera para su crecimiento, desarrollo, socialización. Y así como la persona a los largo de su existencia no puede prescindir de la ayuda ajena, salvo excepciones, tampoco puede dejar de ejercer su capacidad para ayuda y cooperación.

El propósito de la relación de ayuda en el Couseling es centrarnos en la misma. La relación de ayuda es personal e intima, siendo valorada por los que en ella participan, implica un compromiso reciproco y lo efectúan estando los participantes de acuerdo.

En la relación de ayuda se expresa afecto. Los participantes revelan su YO siendo sensibles a las manifestaciones del otro. En el vínculo actúan factores cognitivos y afectivos, siendo estos de gran importancia.

La relación sera de plena confianza sin engaños y de total honestidad (intelectual-emocional)

El contacto se establece porque la persona que busca ayuda carece de algún conocimiento o competencia, y se siente angustiada, ineficaz o desorientada.
La relación a la ayuda es una situación estructurada en la que ambos participan desde la experiencia total de sus vidas. La manera de trabajar conjuntamente está determinada por los indicios y señales que cada uno recibe y emite.

La valoración, el reconocimiento y el éxito son necesarios en esa relación de ayuda donde se va a caracterizar por la empática acción del counselor el cual sera atravesado por los problemas del cliente pero sin involucrarse en sus emociones y así llevar adelante orientando al consultante.

El objetivo de la relación de la relación de ayuda es «el cambio» interno y externo que se manifestará en el consultante, esto es así en el Couseling personal como grupal, y mas aun si se trata de un proceso de desarrollo personal como de uno orientado a la resolución de problemas.

El cambio producido puede ser inmenso y evidente para todos o solo percibido.

El cambio en Couseling a veces pude tomar diferentes formas, cambios de conductas, modificación de creencias y valores, mejoras en la toma de decisiones y para afrontar la vida en general y una potente reducción del estrés emocional.

La libertad implica poder determinar las propias acciones, elecciones y decisiones. Uno de los roles del Counselor consiste en acompañar al cliente a establecer los margenes de su libertad enfocado en sus pensamientos en las consecuencias de sus acciones y decisiones. El Counselor debe respetar la libertad de sus clientes y ayudarlos a ser responsablemente respetuosos de la libertad.

La metodología de aprendizaje de la relación de ayuda se basa en la convicción es que nada puede ser tan practico como una buena teoría y nada puede ser tan teórico como una buena practica.

La reflexión sobre la experiencia.

Cuando el Counselor cumple los tres requisitos fundamentales se logra un gran avance terapéutico.
1) Autenticidad.
2) Aceptación incondicional.
3) Comprensión empática.

Así se logra el movimiento terapéutico; el cliente comienza a cambiar de modo doloroso pero preciso y tanto el cliente como el counselor entienden que están alcanzando un exitoso resultado.

Todo parece indicar conforme a los alcances de siglo XXI que el Counseling se afianza como una terapia de ayuda centrada en el cliente por medio de metodologías empáticas.

Investigación y desarrollo por Sergio Uberto. Este contenido es un anexo del Manual del Mentor para las carreras de Coaching y Mentoring de ZOE